© 2021 Kansas City Public Radio
NPR in Kansas City
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
News

Líderes Latinos En El Suroeste de Kansas Luchan Contra Mitos y Dudas Sobre La Vacuna De La COVID-19

Las familias de la planta de empaque de productos de carne hacen cola para la vacunación de la COVID-19 en Liberal, Kansas.
POR CORTESÍA DE ENRIQUE RODRÍGUEZ FRANZ
/
Las familias de la planta de empaque de productos de carne hacen cola para la vacunación de la COVID-19 en Liberal, Kansas.

LIBERAL, Kansas — Una mujer piensa que la pandemia de la COVID-19 fue planeada, hecha por el hombre.

Un hombre no se inocula porque sospecha que otros países usan a los estadounidenses como sujetos de estudio para sus vacunas.

Tres cuartos de este grupo de enfoque que se reúnen en un centro comunitario en Liberal, habían oído que las vacunas podrían contener microchips para que el gobierno pueda rastrear a la gente, a pesar de que la mayoría dice que ya no creen en ese mito.

Las preocupaciones son falsas, pero preocupan igual. Y superar los rumores peligrosamente desinformados sobre la vacuna podría hacer una gran diferencia en el esfuerzo para vacunar a más personas en esta comunidad de alrededor de 20,000 personas.

La preocupación principal en el sitio se centra en una falta de información clara, que promovería la confianza en las vacunación de la COVID-19.

"Sigo preguntando," dijo Edgar Galindo.

Rodrigo Calderon dijo que le preocupa que se hayan desarrollado las vacunas con demasiada prisa. Cree que si ve que más personas las están recibiendo, puede cambiar su posición, pero por ahora, dijo: "No pienso recibirla."

Por cierto, de las 16 personas en el sitio, sólo dos quieren vacunarse.

El miedo y la desconfianza

A pesar de que mucho del país se anima a la posibilidad de vacunarse, grupos considerables quedan sin convencerse aún. En las comunidades de migrantes y refugiados en el suroeste de Kansas, las barreras culturales y el acceso a la vacuna podría dejar abandonados a los más vulnerables.

Pueblo por pueblo, condado por condado, los funcionarios de salud pública enfrentan el desafío de eliminar los miedos infundados sobre la vacuna que por fin podría suprimir un virus que ha matado a cientos de miles de personas en los Estados Unidos y millones por todo el mundo.

Janeth Vazquez sitting in a chair.
Bethany Woods
Janeth Vazquez de Southwest Medical Center en Liberal, Kansas.

"COVID ha sido un gran desafío para mucha gente,'' dijo Janeth Vazquez, directora de mercadotecnia en Southwest Medical Center en Liberal. Convocó el grupo de enfoque. "Los aterroriza aún más oír los rumores sobre la vacuna."

Vazquez ha estado promoviendo los videos de las redes sociales con doctores hispanos, carteles con hechos de la vacuna en español y cualquier otra cosa que podría facilitar la comprensión de los hechos sobre el proceso de vacunación.

No todos los mitos de la vacuna son tan fáciles de ignorar como la teoría de conspiración sobre los microchips. Unas de las personas con quienes ha estado hablando Vazquez temen que el estado trabaje en conjunto con los funcionarios de la inmigración.

"Por eso, tienen miedo," dijo Vazquez. "Tienen miedo de ir a recibir la vacuna debido a su estado indocumentado."

Entre las personas de color alrededor del país, también existe una desconfianza de cómo el gobierno ha apoyado su salud durante las últimas décadas - del estudio Tuskegee de sífilis que retuvo la información médica y el tratamiento de cientos de hombres Negros en las áreas rurales de Georgia hasta la esterilización esforzada de miles de mujeres indio americanas.

Aún durante la pandemia actual, las agencias de salud pública han tenido dificultades en cerrar la brecha en cuidar de las personas de color. Las estadísticas más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos indican que los latinoamericanos tienen 2.3 más probabilidad de morirse de la COVID-19 que sus vecinos blancos, no-hispanos.

Vazquez está empezando a ver que algunos de sus familiares que tienen duda de la vacuna están empezando a cambiar de opinión cuando habla con ellos. Pero piensa que tomará tiempo superar las numerosas barreras que pueden impedir que la gente de su comunidad se vacune.

"Está funcionando," dijo Vazquez. "Sólo necesitamos continuar el esfuerzo comunitario, esa comunicación."

People sitting in a high school gym.
Por Cortesia de Blanca Soto
Empleados de la planta de empaque de productos cárnicos reciben sus vacunas de COVID-19 en el Dodge City Civic Center.

Adaptando el mensaje

La vacilación hacia la vacuna no es única en las comunidades latinas. Una encuesta reciente de NPR/PBS/Marist encontró que un 37% de latinos dijo que elegirían no vacunarse. Eso es siete puntos más alto que el promedio de los adultos estadounidenses. Pero en la misma encuesta, tasas aún más altas de los evangélicos blancos (38%) y los hombres Republicanos (49%) dijeron que no querían la vacuna.

El desafío en el suroeste de Kansas es que es menos poco probable que los mensajes escritos en código estandarizado alcancen a muchos latinos de una manera significativa.

Se requerirá más que una simple traducción de información del inglés al español. Ernesto De La Rosa, director de la Comisión de Asuntos Hispanos y Latinoamericanos de Kansas, dijo que los mensajes necesitan confluir y satisfacer las necesidades de la gente donde está.

"Y no quiero decir por localidad," dijo De La Rosa, "sino con sus pensamientos, su cultura, su manera de vivir la vida cotidiana."

De La Rosa, que vive en Dodge City, dijo que podría ser tan fácil como presentar las voces de hablantes nativos de español o poner música de cumbia latina bajo un anuncio - lo que sea que les comunica a los latinos que este mensaje es para ellos.

"No hablo de una transformación del 100%," dijo De La Rosa, "pero lo imprescindible es que capturemos su atención y por lo menos los hagamos pensar."

Para los pueblos como Liberal y Dodge City, que son más del 60% latino, los riesgos son altos. Si los mensajes sobre la vacuna no llegan a los residentes hispanos de manera efectiva, los grupos de personas que no se han vacunado podrían incubar futuros brotes.

En las poblaciones particularmente vulnerables como la de la comunidad guatemalteca de Dodge City, la persona que comunica el mensaje puede ser tan importante como el mensaje en sí.

El Reverendo Daniel Armenta ha sido el pastor de la Iglesia Bautista Emanuel en Dodge City por más de 30 años. Es una congregación hispanohablante de aproximadamente 100 personas. La mitad es guatemalteca, un grupo particularmente difícil de penetrar por las personas ajenas.

"En mi experiencia, son personas muy reservadas y cautelosas,'' dijo Armenta. "No quieren aprender más allá de lo que traen de su tierra, su cultura, y eso los hace muy miedosos."

Además, dijo que la cultura guatemalteca enseña que se debe vivir sin vacunación. Por eso, con el apoyo de los líderes locales y gubernamentales, Armenta recién empezó a compartir información sobre las vacunas durantes los servicios dominicales.

"Es demasiado pronto para contar la historia completa," dijo Armenta, "pero creo que puede funcionar si les damos educación."

'Toda esta basura'

Otra figura de confianza en estas partes es Enrique Rodríguez Franz. Es el presentador y gerente de La Mexicana, la emisora de radio hispanohablante más grande del suroeste de Kansas.

Cuando la planta de empaque de productos de carne quería atraer a más personas para su clínica de vacunación en Liberal, le invitaron a venir para recibir su vacuna. El mismo día que se reunió su grupo de enfoque para la vacuna, Franz transmitió en vivo su vacunación para más de 20,000 seguidores en Facebook.

A screenshot of Enrique Rodriguez Franz holding up a card confirming his COVID-19 vaccination.
CRÉDITO A LA PÁGINA DE FACEBOOK DE LA MEXICANA
Presentador de radio Enrique Rodríguez Franz transmitió en vivo su vacunación a sus seguidores en Facebook de La Mexicana.

Pero Franz entiende bien que los desafíos que él y otros líderes latinos enfrentan en sus comunidades no se solucionarán por un video de una red social.

Después de recibir su vacuna, fue a visitar a su madre.

"Y ella dijo, 'Ay, caramba,'” según Franz, "'sabes que tendrás consecuencias.'"

Su madre no se quiere vacunar porque tiene miedo de los ficticios efectos secundarios que ha oído de unas fuentes falsas.

"¿Cómo se pueden combatir todas estas mentiras?" dijo Franz. "Yo no tengo la respuesta."

Pero Franz piensa continuar con su mensaje de todas las maneras posibles. La misma semana que recibió su vacuna, alojó una entrevista con un doctor hispano, transmitiendo en vivo desde una iglesia que distribuía los equipos de seguridad de la COVID -19 y volvió al sitio de la Carne Nacional para tres videos más de Facebook Live.

"¿Cómo podemos conectarnos mejor?" dijo Franz. "Es el desafío cotidiano. Es mi desafío de todos los días."

Y después de volver para una segunda dosis, piensa visitar otra vez a su madre.

"No me doy por vencido con esta dama," dijo Franz. "Ella es mi madre."

David Condos cubre el oeste de Kansas para High Plains Public Radio y el Kansas News Service. Puede seguirlo en Twitter @davidcondos.

Kansas News Service es una colaboración de KCUR, Kansas Public Radio, KMUW y High Plains Public Radio, enfocado en la salud, los factores determinantes de la salud y su conexión a la política pública. Las historias de Kansas News Service y sus fotos se pueden reimprimir por los medios de comunicación sin costo con la atribución correcta y un enlace a ksnewsservice.org.

Translation by Leigh Rysko in partnership with America Amplified. If you have any questions or concerns about the translation, please email Jennifer@americaamplified.org.

Traducido por Leigh Rysko en colaboración con America Amplified. Si tiene alguna pregunta o inquietud sobre la traducción, favor de comunicarse por correo electrónico con Jennifer@americaamplified.org.

KCUR serves the Kansas City region with essential news and information.
Your donation today keeps local journalism strong.