© 2022 Kansas City Public Radio
NPR in Kansas City
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Padres conservadores intentan prohibir libros en las escuelas de Kansas City. Los estudiantes no los dejan.

120221_NU_SchoolLibraryBooks_PHOTO
Nomin Ujiyediin
/
KCUR
Holland Duggan y Aurora Nicol, los estudiantes de la Escuela de North Kansas City High School, organizaron una petición contra el retiro de libros de las bibliotecas escolares.

Muchas de las objeciones recientes se refieren a libros que tratan de temas raciales o LGBTQ — impulsadas por los padres que están apelando directamente a las juntas escolares.

Read this story in English.

Este otoño, en la zona de Kansas City y fuera de ella, ha habido varios intentos de retirar ciertos libros de las bibliotecas escolares.

En Shawnee Mission, Goddard, Liberty y North Kansas City, los padres se han presentado en las reuniones de los juntas escolares para solicitar el retiro de libros que consideran inapropiados para niños. Escuelas de Texas, Iowa, Virginia y de todo Estados Unidos se han enfrentado a retos similares.

Y los mismos títulos aparecen una y otra vez: Memorias LGBTQ como "Fun Home" de Alison Bechdel y "All Boys Aren't Blue" (No Todos Los Chicos Son Azules) de George M. Johnson. Libros sobre la injusticia racial como "The Hate U Give" (EL Odio Que Das) escrito por Angie Thomas. Novelas de gente de color, como "The Bluest Eye" (Ojos Azules) de Toni Morrison y "The Absolutely True Diary of a Part-Time Indian" (El diario completamente verídico de un indio a tiempo parcial) de Sherman Alexie.

No es una casualidad. El activismo contra estos libros ha sido propiciado por organizaciones conservadoras, tanto nacionales como locales, que publican listas de libros que consideran pornográficos y no aptos para ser incluidos en los programas escolares o en las bibliotecas.

Andy Wells, presidente de la organización conservadora sin fines de lucro No Left Turn in Education, de Missouri dijo, "no es su responsabilidad enseñar a mis hijos sobre sexualidad. Ese es mi trabajo. Ese es el trabajo de los padres".

Pero los estudiantes de Kansas City y los expertos nacionales en bibliotecas dicen que los libros sobre temas controvertidos pueden ser educativos -e incluso esenciales- para que los adolescentes se conozcan a sí mismos, a sus cuerpos y a su nación.

"Tenemos que asegurarnos de que debemos proteger nuestra educación", afirma Holland Duggan, estudiante de 17 años del instituto North Kansas City. "Por desgracia, en la época en que vivimos, parte de la verdad es la discriminación, parte de la verdad es la agresión sexual, parte de la verdad son las experiencias que tienen las minorías".

Los estudiantes se defienden

Después de que el distrito retiró "Fun Home" y "All Boys Aren't Blue" de las bibliotecas de los institutos, con Duggan y su compañera de 16 años Aurora Nicol elaboraron una petición contra la prohibición de libros en el distrito de North Kansas City.

En una reunión de la junta escolar celebrada el 26 de octubre. El distrito decidió reconsiderar los libros tras una petición de Jay Richmond, presidente de la Asociación de Padres de Northland, una organización conservadora sin fines de lucro. En la reunión, Richmond leyó en voz alta párrafos de libros encontrados en las bibliotecas escolares que mostraban sexo y abuso sexual de niños. Otro padre de familia, Ryan Utterback, se paró detrás de él, sosteniendo pancartas grandes con dibujos del libro "Fun Home" que mostraban a dos mujeres adultas teniendo relaciones sexuales.

120221_NU_SchoolLibraryBooks_PHOTO2
North Kansas City Schools
/
YouTube
Jay Richmond, presidente de la Asociación de Padres de Alumnos de Northland (centro) presenta en la reunión del Consejo de Educación de las Escuelas de North Kansas City el 26 de octubre.

"¿Por qué promueven ustedes estas cosas? ¿Por qué lo permiten en nuestras escuelas? Esto trata de LGBTQ, sexo, escenarios explícitos con menores", dijo Richmond. "Se trata de incesto, pedofilia. Eso se llama reclutamiento. Eso es algo que ustedes están impulsando en nuestras escuelas".

Nicol y Duggan organizaron la petición para defender los libros, reuniendo cientos de firmas.

Duggan dijo que "All Boys Aren't Blue", en particular, le ayudó a aceptar su identidad como chico transgénero. Y que la descripción de la agresión sexual en el libro le ayudó a sentirse menos solo como sobreviviente de un abuso.

Duggan dijo que, “estos libros que hablan de abusos o agresiones sexuales, por desgracia, no podemos evitarlos. Son situaciones a las que los adolescentes se pueden enfrentar. Darnos adecuadamente la educación y las herramientas para enfrentarnos a esas situaciones es realmente importante, y eso es lo que hacen los libros".

Nicol dijo que la representación de agresiones y abusos sexuales en la literatura no son una influencia.

"¿Por qué estás viendo eso como algo sexual? Porque es un trauma para los personajes de los libros", dijo Nicol. "Eso es lo que te está diciendo. Está contando la historia que necesita ser escuchada".

Nicol y Duggan señalaron que muchas obras clásicas de la literatura que se enseñan en las escuelas preparatorias e institutos, como "Hamlet", "Romeo y Julieta", "El Gran Gatsby", "La Odisea" y las obras de Edgar Allan Poe incluyen contenido sexual y violento.

Nicol dijo, " recientemente en mis clases de inglés, hemos leído libros que contienen temas de abuso... siempre es una conversación muy respetuosa. Definitivamente es una conversación que hay que tener".

120221_NU_SchoolLibraryBooks_PHOTO3
Nomin Ujiyediin
/
KCUR
Holland Duggan (izquierda) y Aurora Nicol (derecha).

Los padres presionan para "recuperar la educación de sus hijos”

Andy Wells, de la asociación de Missouri de No Left Turn in Education, dijo que no cree que nadie que sea menor de 18 años deba tener acceso a esos contenidos en la escuela, y que las escenas explícitas anulan cualquier valor artístico o educativo que pueda tener un libro.

"No me importa si el libro fue premiado", dijo sobre "The Bluest Eye", un libro de la autora ganadora del Premio Nobel Toni Morrison que contiene temas de abuso sexual infantil. "En un sistema escolar público, ese libro no debería estar disponible".

Wells cree que "The Bluest Eye", "Fun Home" y otros títulos en cuestión entran en la definición legal de pornografía de Missouri, y dijo que no quería que los menores se excitaran sexualmente con ese contenido.

Dijo, "¿para qué más tendrías esas imágenes ahí? ¿Por qué tendrías ese contenido en los libros?".

Wells dijo que trabaja para No Left Turn in Education como voluntario. El grupo se estableció en Pennsylvania y tiene vínculos con la Heritage Foundation y otros grupos conservadores. También ha estado involucrado en esfuerzos en contra de la "teoría crítica de la raza" en las escuelas de todo el país.

Wells dijo que él y otros padres de familia de todo Missouri elaboraron una lista de libros ofensivos. El sitio en línea nacional de No Left Turn in Education contiene más listas de libros sobre cuestiones raciales y LGBTQ. El sitio en línea también incluye muestras de cartas que critican la teoría crítica de la raza para que los padres envíen a los funcionarios, e información sobre las juntas escolares y la presentación de solicitudes de registros públicos.

Su objetivo final, dijo Wells, es que Missouri emprenda acciones legales para retirar los libros con contenido sexual de las escuelas, y perseguir a las escuelas y a los profesores que no lo hagan.

La Asociación de Padres de Northland no proporcionó una declaración o entrevista, a pesar de las múltiples solicitudes de KCUR. Pero en un segmento en KCMO Talk Radio, Jay Richmond, el presidente del grupo, dijo que el objetivo del grupo es fomentar una mayor participación política con las juntas escolares.

Richmond dijo "los padres necesitan levantarse, involucrarse y recuperar la educación de sus hijos. Esa es la jugada a largo plazo y sin ninguna duda en eso nos vamos a concentrar".

El grupo también estuvo detrás de una reciente demanda contra los mandatos de máscara en las escuelas públicas de Kansas City. Un juez federal rechazó la demanda, diciendo que la Asociación de Padres de Northland no demostró que las máscaras realmente perjudicarán a los niños.

Los esfuerzos por prohibir libros provienen de todo el espectro político 

A lo largo de la historia de Estados Unidos las objeciones a los libros han ido y venido. Pero los desafíos a los libros de las bibliotecas escolares -definidos como intentos de retirar libros de las bibliotecas- han aumentado recientemente, según la Asociación Americana de la Oficina de la Libertad  Intelectual, que recauda datos sobre el tema. La oficina recibió un 67% más de informes de libros en cuestión en septiembre de 2021 que en septiembre de 2020.

Deborah Caldwell-Stone, que dirige la oficina dijo "muchos de los libros que están siendo impugnados estos días han estado en las estanterías de las bibliotecas durante años sin comentarios y sin causar ningún daño".

120221_NU_SchoolLibraryBooks_PHOTO4
Suzanne Perez
/
Kansas News Service
The Bluest Eye", de Toni Morrison, y "The Absolutely True Diary of a Part-Time Indian", de Sherman Alexie, están incluidos en una lista de libros con temas controversiales recopilada y distribuida por No Left Turn in Education.

Según ella, las recientes objeciones a los libros han sido más organizadas y las juntas escolares se han sentido presionados para responder con mayor rapidez, y algunos centros educativos han ignorado, al parecer, sus actuales políticas y procedimientos en escritura. Las escuelas suelen tener políticas que permiten a los padres oponerse a que sus hijos lean ciertos materiales en clase o en la biblioteca, y procedimientos para evaluar el contenido de los libros.

"Los esfuerzos para ir a las reuniones de las juntas escolares y desafiar a los miembros de los mismos, por suscitar el pánico moral que estamos viendo, ha creado un ambiente extraordinario", dijo Caldwell-Stone, "para responder muy rápidamente a la controversia en lugar de dar un paso atrás y evaluar si realmente hay una controversia".

Emily Knox profesora de la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad de Illinois - Urbana Champaign, que estudia las prohibiciones de libros y las impugnaciones dijo; las épocas de polémica social tienden a motivar a la gente a involucrarse más con las instituciones locales, como las juntas escolares.

Dijo tambien, un movimiento nacional por la justicia racial tras el asesinato de George Floyd, el cambio de la demografía racial de Estados Unidos, la creciente aceptación del consumo de drogas y la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo han hecho que la gente se inquiete.

"Lo que se ve es gente que no está segura de si sus valores se están transmitiendo a la siguiente generación", dijo. "Y quizás, 'podemos asegurarnos de que se transmiten si no hacemos que los estudiantes lean estos libros'".

Knox ha entrevistado a personas de diversas creencias políticas que quieren prohibir los libros. Las personas con política de izquierda suelen querer prohibir libros que creen que perpetúan estereotipos ofensivos o lenguaje odioso. Las personas con política de derecha suelen oponerse a los libros sobre drogas, sexo, orientación sexual e identidad de género.

Hay algo que tienen en común: "Creen en el poder de la lectura", dice Knox. "Lo que en realidad piensan es: 'si lees este libro, serás una persona diferente'". Y muchos, dijo, creen que los libros sólo pueden interpretarse de una manera.

En última instancia, los libros y las bibliotecas no son los árbitros de lo que es bueno o verdadero, dijo Knox. Por el contrario, son lugares donde la gente puede encontrar información, esté o no de acuerdo con ella.

Una victoria para los estudiantes de North Kansas City 

El 22 de noviembre, el distrito escolar de North Kansas City devolvió "Fun Home" y "All Boys Aren't Blue" a los estantes de la biblioteca. En un correo electrónico del 19 de noviembre, el distrito dijo a las familias que devolvió los libros para respetar los derechos de la Primera Enmienda tanto de los estudiantes como de los autores de los libros.

El distrito también dijo que revisará sus procesos para seleccionar y reconsiderar los libros de la biblioteca escolar, y alentó a los padres que se oponen a ciertos libros a llenar un formulario solicitando que sus hijos no tengan acceso a ellos en la biblioteca.

"Reconocemos que lo que es objetable para algunos puede ser considerado apropiado para otros", decía el correo electrónico. "El siguiente proceso se generó tanto para respetar los derechos de los estudiantes como los derechos de los padres para ayudar a dirigir la educación de sus hijos".

086A0240.JPG
Nomin Ujiyediin
/
KCUR
Holland Duggan, estudiante de North Kansas City High School, habla en la reunión de la junta de Educación de las Escuelas de North Kansas City del 22 de noviembre.

A pesar de ello, en la siguiente reunión de la Junta Escolar de North Kansas City del 22 de noviembre, a Duggan y Nicol se les unieron otros ocho estudiantes, que ocuparon toda la parte de comentarios públicos de 30 minutos de la reunión para expresar su oposición a la eliminación de los libros.

Los estudiantes que se identifican como LGBTQ, heterosexuales, asiáticos, nativos americanos, blancos y latinos dijeron a los miembros de la junta escolar que la Asociación de Padres de Northland no apoyaba sus creencias, y que creían que temas como el racismo, la identidad de género, el asalto sexual y el abuso pertenecen a las aulas y bibliotecas escolares.

La estudiante de North Kansas City High School, Lily O'Brien, dijo a la junta escolar que uno de los libros con tema controversial, "The Absolutely True Diary of a Part-Time Indian" de Sherman Alexie, reflejaba sus experiencias como adolescente indígena.

"Con estos libros, nuestros jóvenes pueden aprender que está bien cometer errores", dijo O'Brien. "¿Y no se trata de eso, de aprender?".

As a newscaster and a host of a daily news podcast, I want to deliver the most important and interesting news of the day in an engaging and easily understandable way. No matter where you live in the metro or what you’re interested in, I want you to learn something from each newscast or podcast – and maybe even give you something to talk about at the dinner table. You can email me at nomin@kcur.org and find me on Twitter @NominUJ.
KCUR serves the Kansas City region with breaking news and powerful storytelling.
Your donation helps make nonprofit journalism available for everyone.