© 2022 Kansas City Public Radio
NPR in Kansas City
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
News
The Midwest Newsroom is a partnership between NPR and member stations to provide investigative journalism and in-depth reporting.

Desde hace un siglo se sabe que el plomo es tóxico y sigue envenenando a miles de niños

03232022_BM_LEAD-1
Brian Munoz
/
St. Louis Public Radio
En su casa de Clarkson Valley, Mo, Lisa Pascoe posa con su hija de 2 años el miércoles 23 de marzo del 2022

Dicen los investigadores que incluso una pequeña cantidad de la toxina puede dañar el desarrollo de los niños. Un estudio realizado en el año 2021 encontró que los niños en Iowa, Kansas, Nebraska y Missouri tenían una de las tasas más altas de los niveles elevados de plomo en la sangre.

Unleaded-logo.jpg
Investigación conjunta del Missouri Independent y el Midwest Newsroom

Cuando el pediatra le recomendó a Lisa Pascoe que le hiciera una prueba de envenenamiento por plomo a su entonces pequeño hijo, pensó que era imposible que éste estuviera en riesgo. Todo en su casa al sur de St. Louis había sido remodelado.

Pero entonces recibió la llamada de la enfermera confirmando que el nivel de plomo en la sangre de su hijo era peligrosamente alto, cinco veces más alto que el nivel que las autoridades sanitarias federales consideraban entonces elevado.

Pascoe dijo que estaba "completamente conmocionada".

Dijo, "después de colgar el teléfono, pasas por el proceso de 'Oh, Dios mío, mi hijo está envenenado con plomo. ¿Qué significa eso? ¿Qué hago?".

Esa misma semana, los trabajadores del departamento de salud de la ciudad de St. Louis vinieron a hacer pruebas a su casa para identificar de dónde provenía el plomo.

¿El culpable? Fue la pintura de la ventana delantera de la casa. La fricción causada por abrir y cerrar la ventana hizo que el polvo de plomo se acumulara en el abono y la tierra del exterior de la casa, justo donde su hijo jugaba todos los días.

041122_Lisa Pascoe's son_Lisa Pascoe.JPG
Lisa Pascoe
/
El hijo de Lisa Pascoe en los escalones frente a la casa en la ciudad de St. Louis donde se envenenó con plomo en el 2012.

Después de una década, las cicatrices psicológicas permanecen. Pascoe y su hijo pequeño acabaron por abandonar su casa de St. Louis para huir de los peligros del plomo. Hasta ahora, es muy precavida y se asegura de que su hijo, ahora preadolescente, y su hija de dos años no estén expuestos al plomo para no tener que revivir la pesadilla.

En el informe estatal del año 2012, el hijo de Pascoe fue uno de los casi 4,700 niños de Missouri con niveles peligrosos de plomo en la sangre, décadas después de que Estados Unidos empezara a eliminar el plomo de la gasolina, de la pintura residencial de casas nuevas y en las tuberías de agua. Los informes de intoxicación por plomo de Missouri van de julio a junio. Aunque los casos han disminuido precipitadamente desde mediados del siglo XX, el plomo es un veneno persistente que afecta a miles de familias cada año, especialmente a las comunidades de bajos ingresos y a las familias de color.

Por décadas ha sido toda una batalla para erradicarlo.

No hay ningún nivel seguro

Omaha (Nebraska) lleva más de 20 años limpiando el suelo contaminado de dos plantas fundidoras. El barrio de Argentine, ubicado en lo que es la actual Kansas City (Kansas) creció en torno a una fundición que producía decenas de miles de toneladas de plomo, además de plata y zinc. Alrededor del 60% de las casas de Iowa se construyeron antes de 1960, cuando todavía se utilizaba la pintura residencial a base de plomo. Missouri es el primer productor de plomo en los Estados Unidos.

Estos cuatro estados son los que tienen más tuberías de agua con plomo por habitante en el país. Porque las tasas de detección están retrasadas en muchas zonas, es difícil obtener datos representativos sobre la prevalencia de la intoxicación por plomo. Un estudio publicado el año pasado descubrió que los cuatro estados tenían algunas de las tasas más altas de intoxicación por plomo.

Durante los próximos meses, The Missouri Independent y la sala de redacción del Midwest Newsroom de NPR están colaborando para investigar los altos niveles de plomo en los niños de Iowa, Kansas, Missouri y Nebraska. Por medio del análisis de la investigación científica, profundizando en los datos estatales y locales y entrevistando a padres, expertos y defensores de todo el país, el proyecto dará luz sobre un desastre de salud pública que sigue envenenando a los niños cada año.

Elizabeth Friedman, médico y directora de la Unidad de Especialidad de Salud Ambiental Pediátrica para Kansas, Missouri, Nebraska y Iowa dijo, "sabemos que no hay un contenido aceptable de plomo en el medio ambiente, que incluso a niveles realmente bajos, puede afectar al crecimiento intelectual, y al desarrollo cognitivo. Y podemos prevenir ese tipo de daños. Así que, ¿por qué no lo haríamos?".

David Cwiertny, director del Centro de Efectos Sanitarios de la Contaminación Ambiental de la Universidad de Iowa, dijo que es "inaceptable" que alguien sea expuesto al plomo.

"Si podemos, deberíamos de hacer el máximo esfuerzo para invertir en personal y evitar que siga ocurriendo".
David Cwiertny, director del Centro de Efectos Sanitarios de la Contaminación Ambiental de la Universidad de Iowa

Cwiertny dijo, "Si podemos, deberíamos de hacer el máximo esfuerzo para invertir en personal y evitar que siga ocurriendo".

En la casa de Pascoe, los trabajadores encapsularon la pintura que estaba desprendida y sustituyeron la capa superior de la tierra contaminada en el exterior de la vivienda. Durante la encapsulación, la pintura con plomo se recubre y se sella para evitar la liberación de polvo de plomo o trozos de pintura. El nivel de plomo en la sangre de su hijo empezó a bajar desde su máximo de 25 microgramos por decilitro.

Pero eso no fue suficiente para mantener su nivel de plomo bajo.

A pesar de que Pascoe evitó que su hijo jugara afuera de la casa, y que limpió regularmente con una aspiradora equipada con un filtro HEPA proporcionado por el departamento de salud y limpió todo lo que pudiera rastrear el polvo de plomo en la casa -desde los zapatos hasta las patas del perro de la familia- el nivel de su hijo rondó los seis microgramos por decilitro durante casi un año.

En el 2013, Pascoe y su hijo se mudaron de la ciudad a una casa sin plomo en el condado de St. Louis. Finalmente, sus niveles bajaron por debajo de uno.

Una toxina invisible

El plomo es una peligrosa neurotoxina que se utilizaba habitualmente en las tuberías de agua, la pintura, la gasolina y los productos domésticos hasta finales del siglo XX, décadas después de que los científicos empezaran a dar la alarma sobre su peligro.

En dosis elevadas, el plomo puede ser mortal. Las mujeres del siglo XIX lo utilizaban para provocar abortos y a veces acababan envenenándose. Sin embargo, ahora los niños que se envenenan con plomo tienen niveles mucho más bajos y no muestran síntomas evidentes o inmediatos.

Incluso después de eliminar la fuente de exposición, los efectos de la toxina persisten a largo plazo.

"Una vez que un niño está expuesto al plomo, no es reversible".
Dra. Justina Yohannan, psicóloga licenciada con sede en Atlanta

Funcionarios de la Organización Mundial de la Salud advierten que no hay ningún nivel seguro de plomo en la sangre. Incluso niveles tan bajos como cinco microgramos por decilitro pueden causar dificultades de comportamiento y problemas de aprendizaje en los niños.

Yohannan dijo que los niños intoxicados con plomo pueden tener problemas con el procesamiento del lenguaje, memoria, atención y la conducta impulsiva. Muchos necesitan servicios de educación especial en la escuela.

El hijo de Pascoe que está en sexto grado, ha sido diagnosticado con autismo y TDAH.

El año pasado los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades actualizaron su valor de referencia del plomo en la sangre de cinco a 3.5 microgramos por decilitro. El valor de referencia representa el 2.5% de los niños con los niveles de plomo más elevados en la sangre, a los que hay que dar prioridad para las investigaciones y los recursos. No es una norma sanitaria, y los CDC dejan que sean las autoridades estatales y locales las que determinen a partir de qué niveles van a tomar medidas en función de las leyes estatales, las ordenanzas locales y los recursos de que dispongan.

El programa Healthy Homes del condado de St. Louis, donde Pascoe vive ahora con su marido Daniel Pascoe, sólo realiza una inspección de la vivienda si el nivel de plomo en sangre de un niño supera los 10 microgramos por decilitro, a menos que la familia solicite una evaluación por debajo de ese nivel. La ciudad de St. Louis se separó del condado de St. Louis a finales del siglo XIX y funciona como un gobierno local independiente.

El seguimiento de los niveles de exposición más bajos se centra sobre todo en la educación de los padres y las familias sobre los riesgos y peligros del plomo.

En el caso de niveles de exposición más elevados, los trabajadores del departamento de salud utilizan un analizador fluorescente de rayos X durante las evaluaciones para analizar los componentes del hogar en busca de plomo.

Tammi Holmes, supervisora del programa de Healthy Homes (Hogares Saludables), dijo, "la fuente más común de exposición al plomo en el condado es la pintura con base de plomo. Así que la mayor parte del tiempo, ese es nuestro objetivo principal".

"Buscamos cualquier cosa que sea originario de la casa, ventanas originales, puertas originales, revestimientos de puertas, cosas así, que puedan tener pintura a base de plomo".

Pascoe dice que nunca vio a su hijo comer trozos de pintura con plomo. Y aunque el envenenamiento por plomo debido al consumo de cáscaras de pintura es bastante común, Holmes dijo que no siempre es un factor.

Holmes dijo, "muchas veces la gente piensa que la única forma en que los niños están expuestos es simplemente comiendo e ingiriendo pintura con base de plomo, pero no siempre es así, la principal vía de exposición, muchas veces es la inhalación y es el polvo".

Racismo ambiental 

El envenenamiento por plomo afecta de forma desproporcionada a los niños negros y a los de los barrios de bajos ingresos.

En los barrios predominantemente negros de North St. Louis, hacia el otro extremo de la ciudad de la antigua casa de Pascoe, los niños sufren algunas de las tasas más altas de envenenamiento por plomo de la ciudad. Los niños negros de Missouri tienen casi el doble de probabilidades de sufrir intoxicación por plomo que sus compañeros blancos.

Friedman dijo, “y esto ha sucedido debido a las prácticas y políticas históricas de racismo que siguen segregando a los niños y a las familias de color en los barrios más antiguos, a veces con menos mantenimiento, abrumados y con pocos recursos, donde la exposición al plomo es más común".

fuentes-comunes-de-exposición-al-plomo

A principios de la década de los 70s, un investigador del plomo durante 50 años, Philip Landrigan realizó investigaciones y pruebas cerca de una enorme planta fundidora en Kellogg, Idaho.

Landrigan dijo "y el médico de la empresa de plomo... me dijo una vez en una reunión que los únicos niños de Kellogg, Idaho, que se envenenaban con plomo eran 'los tontos y los sucios”, ...Y aunque eso fue hace 50 años, esa línea de pensamiento sigue vigente".

Aunque muchas ciudades disponen de subsidios o préstamos para ayudar a reparar las viviendas, las familias de bajos ingresos que viven de alquiler no siempre tienen la última palabra.

Amy Roberts, que dirige el programa de prevención del envenenamiento por plomo en Kansas City, Missouri, dijo que los propietarios suelen cooperar y permitir las reparaciones cuando los niños de sus inquilinos están envenenados por plomo. Pero no siempre.

Roberts dijo, "a veces recibimos el rechazo de los propietarios que no quieren hacerlo, o harán un poco, o tardarán mucho", o que desalojarán a la familia".

Es ilegal desalojar a una familia por exposición al plomo, dijo Roberts. Pero si un propietario tiene motivos para desalojar a una familia si tiene otro motivo puede hacerlo en lugar de lidiar con el Departamento de Salud cuando éste venga a investigar.

Roberts dijo, "Dirán: 'Bueno, no los desalojamos por el plomo. Los desalojamos porque se habían retrasado en el pago del alquiler”. Entonces, ¿les habrían permitido quedarse si no hubiéramos intervenido a causa del plomo? Es difícil saberlo".

En Omaha (Nebraska), donde una antigua fundición de plomo dejó tras de sí una contaminación de más de 27 millas cuadradas centradas en el centro de la ciudad, los reglamentos locales tienen más fuerza. Naudia McCracken, supervisora del programa sobre el plomo en el condado de Douglas, dijo que cuando hay peligro de plomo los propietarios están obligados a reparar cualquier problema relacionado con el mismo.

McCracken dijo, "no admitimos ni ‘pero’ ni ‘tal vez’, tienen que arreglarlo".

Aunque Omaha ha luchado contra la contaminación provocada por las fundiciones, dijo que ese legado ha permitido al condado y a la ciudad ser más agresivos a la hora de corregir la contaminación y prevenir el envenenamiento por plomo.

Omaha ofrece una inspección del hogar a cualquier familia que tenga un niño cuyo nivel de plomo en la sangre sea superior a 3.5 microgramos por decilitro. Y la ciudad ofrece inspecciones a las familias de cualquier casa construida antes de 1978.

Hablando por ella misma, McCracken dijo que le gustaría que se destine más dinero a la eliminación de la pintura con plomo y a la mejora de las viviendas en todo el país.

Dijo, "en la mayor parte del país, tal y como están los programas, estamos esperando a que haya un niño con un nivel de plomo (elevado) para actuar. Y creo que eso es algo retrógrado".

La crisis del agua en Flint, Michigan, puso de manifiesto los efectos devastadores del plomo. La conclusión de los científicos de que no hay un nivel seguro de plomo y la promesa del Presidente Joe Biden de eliminar aproximadamente los 10 millones de tuberías de agua subterránea dan un impulso para erradicar finalmente al metal.

Bruce Lanphear, profesor de la Universidad Simon Fraser de Vancouver e investigador del plomo desde hace mucho tiempo, dijo que Estados Unidos ha avanzado en la lucha contra el plomo cuando las crisis o las nuevas investigaciones han impulsado el apoyo público en la toma de acción. Pero las normas y las medidas para limpiar la contaminación por plomo suelen depender de lo que se considere factible.

Cwiertny señaló que tras la crisis la cuestión del envenenamiento por plomo a través del agua potable ha cobrado mayor importancia.Cwiertny dijo, "la preocupación que tengo es que la gente -a través de la retórica de los políticos que hablan del gran progreso que estamos haciendo al conseguir $15.000 millones de dólares aquí y asignar fondos de recuperación allí para abordar esto- es que la gente pensará que es un problema que se resuelve y no habrá ninguna responsabilidad".

Cuando Estados Unidos empezó a eliminar el plomo de la gasolina, lo prohibió en la pintura residencial en la década de los 70s y prohibió las tuberías de agua de plomo en 1986, los científicos llevaban décadas advirtiendo de los peligros del plomo.

En 1925, cuando el uso del plomo en la gasolina tuvo un gran impulso, Yandell Henderson, profesor de la Universidad de Yale, dijo en una reunión de ingenieros que el plomo envenenaría lentamente a un gran número de estadounidenses.

"Dijo que si un hombre pudiera elegir entre las dos enfermedades, elegiría la tuberculosis antes que el envenenamiento por plomo", escribió el New York Times en ese momento.Según Lanphear, un esfuerzo conjunto de la industria del plomo impidió que se establecieran normas.

Lanphear dijo que fue invitado a hablar a los residentes de Omaha hace 20 años acerca del envenenamiento por plomo. Al final, aceptó preguntas."Había un tipo corpulento, con camisa de franela y barba, que se levantó con un sombrero de camionero y dijo, lloroso:

"Trabajé en la fundidora durante años y todas las mañanas me ordenaron que invirtiera el flujo y descargara todos los contaminantes que habían eliminado durante el día".

Hay historias que "simplemente te rompen el corazón" que muestran lo defectuosa que era la regulación, dijo Lanphear, y lo "irresponsable" que era la industria.

El legado del plomo está bien documentado entre los adultos que crecieron rodeados del metal.

Hace cuarenta años, más del 90% de los niños tenían niveles de plomo en la sangre superiores a 10 microgramos por decilitro, casi el triple del nuevo valor de referencia de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, actualizado a 3.5 microgramos por decilitro en octubre.

El mes pasado, los investigadores estimaron que casi más de la mitad de los estadounidenses que viven hoy en día estuvieron expuestos a niveles elevados de plomo cuando eran niños, especialmente los nacidos entre 1951 y 1980. En promedio, el plomo les quitó a esas personas 2.6 puntos de coeficiente intelectual.

La exposición infantil a este metal aumenta un 70% el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

"Pero se pasó por alto, se olvidó", dijo Lanphear. "Toda la atención se centró en las opciones de estilo de vida, lo cual era conveniente. La industria no tenía que hacer nada. El gobierno no tenía que cambiar las normas".

La intoxicación aguda por plomo produce síntomas notables, como pérdida de apetito, estreñimiento y dolor de estómago, fatiga y un tinte azul alrededor de las encías.Pero ahora la intoxicación por plomo es casi siempre crónica, una intoxicación de bajo nivel que puede no mostrar síntomas evidentes. Puede manifestarse más tarde en problemas de comportamiento, disminución del coeficiente intelectual y aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Landrigan dijo que, en la segunda mitad del siglo XX, los científicos empezaron a documentar la relación entre la intoxicación por plomo de bajo nivel y la disminución del coeficiente intelectual. A principios de la década de 1970, había niños con niveles de plomo superiores a 40 microgramos por decilitro que experimentaron convulsiones y comas. En esa época algunos niños murieron por envenenamiento con plomo.

Los niveles de plomo en la sangre se consideraban elevados por encima de 60 microgramos por decilitro antes de 1970. El cirujano general lo redujo a 40 en 1970. Los CDC lo redujeron a 30 en 1978; a 25 en 1985; a 10 en 1991; a cinco en 2012; y a 3.5 el año pasado.

Landrigan dijo, “así que realmente estábamos abriendo nuevos caminos cuando examinamos a esos niños que estaban alrededor de la fundición de El Paso y la fundición de Kellogg, Idaho, y determinamos que los niños sin síntomas evidentes tenían un coeficiente intelectual reducido y reflejos lentos".

Lanphear dijo que fue difícil para los investigadores darse cuenta de que todos habían estado expuestos a niveles peligrosos de plomo cuando eran niños.

"Fue toda una incredulidad, y creo que eso ocurrió casi a todos los niveles", dijo. "¿Cómo podía ser que en los años 70, prácticamente, según los estándares actuales, todos los niños estuvieran envenenados con plomo?".

03232022_BM_LEAD-3
Brian Munoz
/
St. Louis Public Radio
Lisa y David Pascoe con su hija de dos años en Clarkson Valley, Mo.

Ahora los Pascoes ponen mucha atención e investigan todos los productos que la familia utiliza. Su hija de dos años sólo utiliza juguetes y lápices de colores sin plomo y la familia come en platos de vidrio para evitar el contacto con el plomo que podría filtrarse en la comida desde los platos y cuencos de cerámica.

Lisa evita llevar joyas que la niña pueda llevarse a la boca y no visita casas antiguas o recientemente renovadas que puedan tener un riesgo de tener plomo.

Otros padres suelen sorprenderse cuando Pascoe les habla de la intoxicación por plomo de su hijo.

Dijo, "algunas personas piensan probablemente como yo lo hice inicialmente. Como, 'Oh, bueno, eso nunca me pasará a mí. Pues eso le pasó a mi hijo y nunca pensamos que algo le pudiera pasar a él en absoluto".

Advierte a otras familias, sobre todo a las que tienen casas más antiguas, que se sometan a una evaluación del plomo en el hogar.

Dijo, "pensaba que eso era algo del pasado, que el envenenamiento por plomo sólo había sido algo de lo que había oído hablar en los años 90s".

Lanphear dijo que los padres suelen culparse de la intoxicación por plomo de sus hijos. Y hay medidas que las familias pueden tomar para evitar el plomo y otros contaminantes: Añadir jardinería a la tierra que está descubierta, quitar el polvo de las superficies, evitar el plástico y los alimentos enlatados. Pero dijo que depende principalmente de los funcionarios federales de salud.

Una vez, dijo Lanphear, que lo entrevistaron para un libro. El autor le preguntó por su propia familia.

"Me dijo: 'Usted se gana la vida con esto, ¿verdad? Le dije que sí.

“Tienes hijos”

"Sí.”

"'¿Puedes proteger a tus propios hijos?'

"Absolutamente no".

El Missouri Independent y la Midwest Newsroom están explorando conjuntamente el tema de los altos niveles de plomo en los niños de Iowa, Kansas, Missouri y Nebraska.

Jared Strong, del Iowa Capital-Dispatch, contribuyó a este informe.

¿Tiene alguna pregunta para nosotros o una historia que compartir? Envíe un correo electrónico a: akite@missouriindependent.com, nsavage@missouriindependent.com o shorton@missouriindependent.com

Hablemos

Acompáñenos el 19 de abril a las 7 p.m. CST para una conversación sobre la investigación de The Missouri Independent y NPR Midwest Newsroom sobre los elevados niveles de plomo en la sangre de los niños del Medio Oeste. Escuche a las personas que aparecen en esta historia, y traiga cualquier pregunta que pueda tener sobre el tema al evento virtual en la página de The Missouri Independent Facebook

KCUR serves the Kansas City region with breaking news and powerful storytelling.
Your donation helps make non-profit journalism available for everyone.